¿NOÉ O GILGAMESH? EXTRAÑO ESQUELETO ANTEDILUVIANO ES HALLADO EN UR

EL diluvio, y los tiempo antediluvianos, suponen un misterio enorme para la ciencia, la historia en sí no sólo aparece en la Biblia, sino en otros libros de otras civilizaciones, como las Crónicas de Gilgamesh. El hecho es que una inundación así de épica, por ejemplo, narrada por varias culturas, despierta la curiosidad de más de un historiador.

También existe, por supuesto, la parte en la que seres que vienen “del cielo” bajan a la Tierra y desposan mujeres, teniendo progenie con ellas. Esto podría indicar contacto extraterrestre, de ser cierto el relato. Pero en la versión Bíblica hay algo que falta en el rompecabezas para comprobar si está historia fue real. Se trata de Noé, y su arca.

El esqueleto

En 1931, en la antigua ciudad de Ur, bajo el cementerio real de esta ciudad, en una capa de 15 metros de sedimento solidificado, fue hallado un esqueleto, el único que ha podido ser retirado del área en condiciones más o menos óptimas. Este había sido enterrado en un ataúd propio, pero de este cofre no quedaba nada y el esqueleto había quedado inundado en el sedimento.


Este esqueleto podría haber pertenecido a un hombre que sobrevivió al diluvio, aunque tiene ciertas anomalías inexplicables

El hombre, de más de 85 años, presentaba un cuerpo robusto y saludable, muy en contraste con un hombre de tan avanzada edad en aquellas épocas. El esqueleto fue bautizado como Noé, pues en el relato bíblico este personaje termina viviendo en la ciudad de Ur después de la inundación.

Sumerio

El esqueleto, sin embargo, es sumerio de nacimiento. En el museo británico le hicieron pruebas de ADN y se pudo corroborar esto, además de que el hombre había sido sometido a cierto tipo de radiación no identificada por nuestra tecnología actual. Además, demostraba tener ciertas malformaciones en el cuerpo, típicas de quienes viajan al espacio exterior.

En este sitio, en Ur, se desenterró un esqueleto que presenta huellas de haber viajado al espacio exterior

El esqueleto entonces podría no pertenecer a Noé, sino al mismo Gilgamesh, que en sus crónicas no sólo relata el diluvio, sino que también es llevado por los dioses al espacio exterior en varios viajes. Esto podría explicar por qué este esqueleto de hace 6,500 años pudo estar expuestos a la gravedad 0. ¿Quién es este personaje? ¿Es prueba de los relatos del diluvio?